x
Marta Moriarty
Laura F. Gibellini SLOWTRACK

Laura F. Gibellini - 1/17

Laura F. Gibellini SLOWTRACK

De Rerum Natura LAURA F. GIBELLINI - 2/17

Laura F. Gibellini SLOWTRACK

De Rerum Natura LAURA F. GIBELLINI - 3/17

Laura F. Gibellini SLOWTRACK

De Rerum Natura LAURA F. GIBELLINI - 4/17

Laura F. Gibellini SLOWTRACK

De Rerum Natura LAURA F. GIBELLINI - 5/17

Laura F. Gibellini SLOWTRACK

De Rerum Natura LAURA F. GIBELLINI - 6/17

Laura F. Gibellini SLOWTRACK

De Rerum Natura LAURA F. GIBELLINI - 7/17

Laura F. Gibellini SLOWTRACK

De Rerum Natura LAURA F. GIBELLINI - 8/17

Laura F. Gibellini SLOWTRACK

Annotation: blue wave LAURA F. GIBELLINI - 9/17

Laura F. Gibellini SLOWTRACK

Landscape 1: East river LAURA F. GIBELLINI - 10/17

Laura F. Gibellini SLOWTRACK

Landscape 2: East river LAURA F. GIBELLINI - 11/17

Laura F. Gibellini SLOWTRACK

Landscape 3: South 1st street and Kent avenue LAURA F. GIBELLINI - 12/17

Laura F. Gibellini SLOWTRACK

Landscape 4: South 1st street and Kent avenue LAURA F. GIBELLINI - 13/17

Laura F. Gibellini SLOWTRACK

Tree 1: 120 South 1st street LAURA F. GIBELLINI - 14/17

Laura F. Gibellini SLOWTRACK

Antes del océano LAURA F. GIBELLINI - 15/17

Laura F. Gibellini SLOWTRACK

Antes del océano LAURA F. GIBELLINI - 16/17

Laura F. Gibellini SLOWTRACK

Antes del océano LAURA F. GIBELLINI - 17/17

siguiente anterior

Es difícil registrar las gotas de agua del mar, las volutas últimas de las nubes, el aire con el que se forman las piedras, es difícil cuantificar la espuma de la sutileza, es muy difícil ser Laura F. Gibellini.
Es fascinante mirar a Laura F. Gibellini, la artista es el pequeño animal hermoso, salvaje y pacífico que encontramos en un lugar remoto, entregado a sus exóticos quehaceres que desconocemos y nos cuesta entender pero adivinamos cotidianos y necesarios.
Laura trabaja tranquila y con minuciosidad, no inventa, no interpreta, no manipula, la artista descubre y revela, transita mundos paralelos y objetivos que se desenvuelven en capas subyacentes a la realidad compartida que percibe nuestra mirada. En su obra, todo es pertinente, irrenunciable, necesario y casi imperceptible. Todo el Japón del periodo EDO está en ella, en el orden y método con el que realiza su obra, en sus capas sucesivas, sus transparencias, en ese pulir, limpiar, encontrar y descubrir, en el cuidado con el que dibuja cada trazo, recorta, desnuda o añade.
Laura F.Gibellini nos puede regalar el perfil de todo un continente en una fina línea dorada, nubes preñadas de tormenta en un pequeño papel pautado junto a cúmulos de rocas dúctiles que responden a las medidas del cielo. Laura supo introducir,solo con tiza, las olas del océano en el palacio del marqués de Pombal.
Capas, capas, capas de realidad objetiva, horas de pensamiento científico, de pensamiento artístico, de pericia técnica y meticulosa humildad procesual. Las intuiciones y percepciones de Laura F.Gibellini son grietas que nos conducen al corazón del universo. Su obra es trascendente.

Texto publicado en el catálogo de CCCB